RESEÑA I JORNADAS DE NUTRICION EN GERIATRÍA

I Jornadas Nutricion en Geriatria

El pasado 23 y 24 de octubre por primer año tuvieron lugar en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, en Tenerife, unas Jornadas de Nutrición dedicadas a los pacientes geriátricos. Organizadas en conjunto por la Unidad de Geriatría y por el Servicio de Endocrino y Nutrición de dicho hospital, avaladas por la Sociedad Canaria de Geriatría y dirigidas a un amplio público sanitario (médicos, enfermeras, nutricionistas, dietistas y auxiliares).

El objetivo de las jornadas era poner un punto de atención en las necesidades especiales de este grupo de pacientes, cada vez más amplio, así como en la importancia que tiene la nutrición; íntimamente ligada al estado general y la calidad de vida de nuestros ancianos. Para ello pudimos contar con ponencias que trataron múltiples temas: la valoración del estado nutricional, la gestión de la nutrición enteral, los requerimientos y abordaje terapéutico en varias de las patologías más habituales (Síndrome de inmovilidad-UPP, diabetes, insuficiencia renal, enfermedades neurodegenerativas,…), sin olvidar las necesidades especiales del anciano sano.

Además también pudimos contar con unos interesantes casos prácticos para fijar conocimientos, poder debatir y mejorar entre todos. También unos didácticos talleres que nos instruyeron en el manejo de sondas, trucos para modificar texturas y enriquecer tanto en energía como en proteínas los platos.

Una mención especial para la ponencia de la Dra. Julia Álvarez, jefa de sección de la Unidad de Nutrición Clínica del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Madrid que tuvo el enorme reto de desarrollar un controvertido tema: “Aspectos éticos del soporte nutricional en las enfermedades neurodegenerativas avanzadas”. Por supuesto su ponencia generó un gran debate, llegando a unas cuantas conclusiones: hay que intentar hablar con las familias y el paciente de las complicaciones que van a ir surgiendo para poder tener decisiones previas meditadas; no hay bibliografía que apoye el uso de sondas de alimentación en pacientes con demencia avanzada; no se ha demostrado que mejoremos su calidad de vida; siempre debemos individualizar y por supuesto siempre debemos consensuar con la familia. Me gustó especialmente la frase: “El paciente no se muere de hambre sino que el paciente que se está muriendo va dejando de comer”

A pesar de la alerta meteorológica con la que coincidieron podemos estar satisfechos del número de asistentes; desde aquí aprovecho para agradecer el esfuerzo a los ponentes, a los asistentes, a la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología y a Nutricia por habernos ayudado a hacer posibles estas Jornadas que espero puedan ser repetidas el próximo año.

IMG-20151024-WA0000!cid_D71D05BF-DE1B-4F12-BB53-A45DCC12869C